lunes, 5 de julio de 2010

El regreso de Montserrat a Juaritos por un fin de semana (con 33 asesinatos), después de huir





















Al principio, dudó un poco en volver a Juaritoz. A su amiga la habían matado justo hace un mes: la bajaron de la camioneta

y ahí, delante de sus dos niños, la acribillaron.

"No sabía si emocionarme o asustarme.
Pensaba que algo malo iba a pasar si íbamos", me cuenta Montserrat
de la Vega, de 22 años, que huyó de Ciudad Juárez hacia Tepic, en el estado
de Nayarit, hace 6 meses, tras el asesinado de otros dos de sus amigos en una zona exclusiva de diversión de la ciudad.

Otros amigos, de León (Guanajuato) -donde ella nació y vivió hasta que sus padres emigraron a Ciudad Juárez en busca de trabajo-
vieron hace unos días cómo unos sicarios se bajaban de un vehículo en un semáforo en rojo y comenzaron a disparar a quemaropa a una pareja.

A esto se sumaban las historias casi diarias que le llegaban de sus amigos: de secuestros, extorsiones. Desde Ciudad Juárez.

En Tepic vive otra vida, más tranquila, digamos: aunque las balaceras también comienzan. Pero siempre añora su Juárez.
"Lo que extraño de Juaritoz es toooodoo! desde mi casa, mi colonia, mis vecinos la gente, los lugares, la comida norteña.
Es una tierra de hombres trabajadores, mujeres emprendedoras, jóvenes soñadores", razona la joven, estudiante de Turismo.
"Sin duda alguna cuando leo lo que sucede en Juárez me da mucha tristeza, todas las matanzas y más cuando sé que esa persona la
conocí".

Pero su hermano de 15 años, el más chico, se graduaba de la secundaria, y como no estaba muy acoplado con la gente de Tepic,
quiso festejar esa graduación con sus amigos.

"Así que mi padre nos dijo que aprovecháramos la vuelta para ir de compara a El Paso". En Tejas, Estados Unidos.

Sólo tenían un fin de semana para disfrutar Juárez en familia. Viajaron en avión. Tepic está más o menos como a
18 horas manejando de Juárez.

"Al llegar, la nostalgia me invadió al ver un Juaritoz iluminado, un Juárez que para mí había significado tanto. Pero lo más hermoso
que pasó durante el aterrizaje es que la mayoría de los pasajeros gritaron Juárez, Juárez! uuuuuuuu! Y con la piel chinita seguí el grito
de las personas que seguro eran juarenses como yo!".

Su padre rentó un carro para poderse trasladar durante esos días, y al salir del aeropuerto e ir por la avenida principal, pudo
descubrir el presente de Juárez.
Le dio tristeza ver más casas abandonadas y muchos establecimientos vacíos en la zona de Pronaf y
Las Américas.
También en la Plaza La Cantera.

"Fue insólito ver que a las 9 de la noche se empezaba a vaciar la ciudad. Hace 6 meses todavía podías ver a jóvenes que salían a divertirse "

Lo mejor fue ver a sus amigos. Muchos de ellos, siguen en Juárez "tratando de vivir y siendo muy positivos. Sólo dos amigas más
se fueron de la ciudad, y otra más no quiere quedarse, por la violencia, porque ya no hay mucho que hacer, porque se aburre".

Eso fue lo más chido. "Difruté el carisma de la gente, la amabilidad en los servicios, la cara alegre de muchos y los burritos.. je, je, je! y
haber vivido las elecciones, haber votado! aunque el resultado no haya sido el idóneo".

El día de las elecciones, el domingo 4 de julio, fue un momento que le encantó vivir. "Me dije, tiene que haber un cambio, seguro que no va a
ganar Teto (Héctor Murguía, del PRI, que ganó)".

En la tarde fue a devorar una carne asada en casa de unos amigos.
El tema principal de conversación fue las elecciones.
"Y toooodos los que estábamos ahí rezábamos para que no ganara Teto, pero por sorpresa sólo el 40 por ciento de los asistentes, había
votado", explica Montserrat. "Obviamente el resultado de las elecciones me hace pensar que aún tenemos una sociedad pobre,
porque es lo que hizo ganar a los candidatos del PRI".

De Tepic, estando en Juárez, no extrañó nada. "Creo que estaba tan contenta, tan feliz, me sentía en casa.. que todo lo demás que
estaba en Tepic no podía extrañarlo", dice. "Me hubiese gustado quedarme más, me vine con un hueco en el corazón".


***** En el fin de semana que estuvo Montserrat de la Vega en su Juaritoz
asesinaron a 33 personas: 5 el viernes, 15 el sábado
y 13 el domingo. Pero no le tocó a ella.

En Tepic, donde se refugió, ninguno.

*Como Montserrat, hay miles de personas que -desde que comenzó la llamada guerra contra el narcotráfico del presidente de México, Felipe Calderón (PAN) hace dos años y medio- saben lo que se siente a dejar Ciudad Juárez. Una ciudad con unas 116 mil casas abandonadas, según datos del Ayuntamiento y unos 10 mil negocios abandonados: lo dice la Cámara Nacional de Comercio. Unos han huido al interior de México y otros a El Paso, Tejas, y otras zonas fronterizas de Estados Unidos.

Los menos, regresan.

10 comentarios:

  1. ¡Ay, que pena ¿no? con Juaritos, que no levantan cabeza y apenas pueden tener expectativas de futuro!. Bueno al menos el tiempo que estuvo Montserrat en Juaritos pudo disfrutarlo rebien con su familia y amigos,...
    Esperemos que algún día cambien las cosas y pudan regresar los más...
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Me interesa mucho lo que usted publica, ya que es de las pocas periodistas que no se limitan a dar una cifra fría, sino que le permite a las víctimas tener voz, rostro y nombre. Sólo que sí me gustaría sugerir que utilizara un tipo de letra más grande y claro, porque la que utiliza en veces resulta difícil de leer.

    ResponderEliminar
  3. Y esos son nuestros fines de semana, algo cotidiano, ya perdimos la capacidad de asombrarnos, al principio de esta guerra sin sentido era impresionante, o impactante conocer los numeros de cada fin de semana, ahora, es algo con lo cual hemos tenido que aprender a vivir.

    ResponderEliminar
  4. Primero que todo un fuerte abrazo Judith.
    Si han tenido la oportunidad de cambiar en parte la historia a travez de voto, que pena haberla perdido, es lo que pasa en otros lugares, la gente se cansa y deja el paso para que gobernantes hambrientos de poder se queden en el o lleguen a el, pero no hay que perder la fé, la confianza, la paciencia, que una luz se ve al final del tunel, tu trabajo querida y la unión con el despertar de los Juaritos hará que esta realidad cambie, tiene que ser asi!!!
    M e cuesta imaginar que en un`país tan hermoso pasa en estos tiempos esto!!!
    Cuidate, mi cariño y admiración por tu gran trabajo, eres una gran mujer y profesional...

    ResponderEliminar
  5. Que lindas palabras Judith. Es curioso que en medio del campo de batalla puedan existir historias tan vivas y auténticas, y que tú estés ahí para contarlas. Gracias otra vez, Judith.

    ResponderEliminar
  6. Mis felicitaciones y mi sincera admiración por tu trabajo. Me saco el sombrero ante ti
    Un saludo desde Uruguay, desde donde he seguido siempre muy de cerca la situación de Juárez.

    ResponderEliminar
  7. ...¿Cómo puede ser que ningún gobierno (ni la ONU) se haga eco de tal GENOCIDIO?

    ResponderEliminar
  8. MI FELICITACION, POR ESTAS HISTORIAS TAN BONITAS. SIN DUDA ALGUNA ESTAS NOTAS PERIODISTICAS SALEN DE LO COMUN DE LOS DIARIOS. FELICIDADES JUDITH POR BUSCAR LO BONITO ENTRE LO BONITO

    ResponderEliminar
  9. Hola Judith,
    Muchas felicitaciones por tus reportajes el toque que le das son muy peculiares e interesantes. Sigue adelante y te deseo lo mejor.
    No sé si te recuerdas de mi yo te conocí en la Conferencias de NAHJ en Denver Colorado y escuche sobre "redes sociales"
    Bueno, te dí mi información en mi tarjetita, me gustaria seguir en comunicación contigo si no te molesta.
    Espero tu respuesta hasta luego, y sigue adelante,
    A.Ernestina Vela-Ayala

    ResponderEliminar
  10. Me gusta mucho tu forma de escribir y que escribes lo que pocos se atreven, ya sea por precaución o miedo, en fin soy de La Comarca Lagunera (Torreón) y esta pasando lo mismo que en Juárez, cada vez son más los negocios que cierran, antros ¡já! ya no existen, la vida nocturna desapareció, a las 10pm están casi solas las calles; aun no empieza la migración en la ciudad, pero no veo que tarde es eso o que reaccione mi ciudad =( preferiría que se uniera mi Laguna en vez que huir de este desierto pero una hermosa ciudad para vivir.

    ResponderEliminar