miércoles, 3 de noviembre de 2010

Matar a estudiantes, sin Daniel Alberto. Sin 40 desde que comenzó la llamada guerra contra el narcotráfico

Escuchó los disparos. En una colonia situada en frente del Centro Cultural Universitario de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, donde el viernes fue baleado el estudiante de sociología Darío Alvarez Orrantia. Y salió para ver qué había pasado.

Ahí, encontró a cuatro jóvenes acribillados. Más su compañero: el estudiante de odontología Daniel Alberto Mazón Gastélum, nacido en el estado de Sonora hace 26 años. Son poco más de las 8 y media de la tarde el miércoles 3 de noviembre en el exterior de una casa ubicada entre Hermanos Escobar y Río Valdivia.

Cuando llegó el universitario tenía aún pulso y estaba acompañado de Policías Federales A los minutos, Daniel Alberto murió en los brazos de otro compañero de la universidad.

Otro de los heridos respiraba. Rogó a los federales que le ayudaran a llevarlo al hospital -las escasas ambulancias que hay en Juárez llegan más tarde que los policías como si la ciudad estuviera diseñada ahora para morir-.

No le queda otra que transportar en una camioneta a uno de los heridos hasta el hospital Guernika.

Tiene miedo y por eso, prefiere mantenerse en el anonimato.

Con Daniel Alberto Mazón Gastélum, la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, ha perdido a 14 estudiantes y 3 académicos, según Servando Pineda, el vocero de la institución. Desde que comenzó la llamada guerra contra el narcotráfico del presidente Felipe Calderón, son 40 los universitarios y profesores de centros juarenses que han sido asesinados.

Daniel, de cuatro semestre de odontología, y su vecino fueron los últimos asesinados en una jornada con 9 muertos más.

Unos 30 minutos antes, hacia las 8 de la tarde, un policía municipal y su esposa son asesinados en una gasolinera de la avenida Oscar Flores y Ramón Rivera Lara. Con ráfagas de metralleta de varias camionetas, según testigos. Tienen un niño de 3 años que en el momento del doble asesinato no está con ellos.

Un amigo del policía Escobedo me cuenta cómo supo que éste fue asesinado. Lo llamó al celular y....

_"?Qué quién eres o qué? Ese guey lo acabo de matar ahorita".

3 comentarios:

  1. :o(

    No hay ni palabras...ni lágrimas suficientes...

    un beso enormeee

    ResponderEliminar
  2. Caray, qué terrible. No sé en qué punto irá esto a terminar.

    ResponderEliminar
  3. No hay palabras para describir el horror y el miedo que viven nuestros hermanos de cd juarez, que tiene mas miedo de la autoridad que de los traficantes, por lo que el pueblo tiene que estar unido en este ambiente de caos.

    Soy de aguascalientes donde siempre hubo trabajo y progreso, ahora ya no lo hay porque los zetas se adueñaron del estado viviendo una desmoralizacion social donde todos consumen drogas y no les importa lo que tengan que hacer para que lleguen a cada hogar, soy un obrero cualquiera con aspiraciones de ser eun maestro algun dia para que nuestros jovenes sean hombres de bien.
    Por eso hago la promesa de ayudar al que lo necesite y ser un ejemplo de que la gente aun tiene valores sociales lo que ntanta falta hace.
    Mis condolencias para las victimas de juarez que espero encuentren la esperanza para no perderla jamas

    ResponderEliminar