lunes, 6 de diciembre de 2010

Secuestrado, torturado y asesinado: Juárez sin el doctor Betancourt (y sin ocho más, por el momento)















Un mensaje de texto en mi celular juarense: unas horas después de que comandos armados irrumpieran en dos centros de rehabilitación y a balazos y granadazos asesinaran a cuatro personas, y dejaran heridas a ocho bajo la mirada de Policías Federales que no actuaron, según testigos. Más los tres asesinados durante la mañana, por ahora.

Es domingo, 10 de la noche, 5 de diciembre 2010:

Hola Judith. Malas noticias. Apareció
asesinado el Dr. Betancourt.

Lo llamo y se desahoga:

"Apareció torturado, un médico qué daño les hace. Uno intenta hacer la vida normal pero no hay futuro, no tiene quedarse aquí en un lugar donde no hay futuro, ni siquiera puedes trabajar. No hay trabajo y el poco que hay te matan por hacerlo, por trabajar honestamente.
No puedo creerlo. Espero que esto cambie, porque ya Juárez está muerto y más con esto, ya valió. Ya nada se puede hacer, con qué compras una vida".

El jueves -tras el secuestro del ortopedista José Alberto Betancourt, de 57 años, y profesor de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ)- hacia las 8 y media de la noche en el estacionamiento del Centro Médico de Especialidades me había llamado, con su voz entrecortada, nervioso, pero con la esperanza de que apareciera vivo.

Al día siguiente me comentó que los secuestradores pedían un rescate de 2 millones de pesos. Se estaban movilizando para conseguir el importe y con ello, venían los pequeños detalles para entregar el dinero como el vehículo que utilizarían. El prefiere mantenerse en el anonimato por seguridad.

En su casa, la doctora Leticia Chavarría, presidenta del Comité Médico Ciudadano, comienza a llamar a los doctores más cercanos para avisarles del desenlace del nuevo ataque a su gremio y a los pacientes que atendía, que se quedarán sin su médico. Este mismo gesto lo ha repetido por "20 ocasiones desde el 2008", el número de doctores que han sido secuestrados en Juárez.

Dos de ellos fueron asesinados tras ser secuestrados. El primero, el doctor Alfonso Rocha, que apareció el 10 de septiembre tras desaparecer durante mes y medio. Ahora le tocó al ortopedista Betancourt, que trabajaba en un centro hospitalario grande, a diferencia de las otras víctimas.

"Sientes una impotencia. Sientes angustia. Sientes dolor. Cómo en un segundo destrozan la vida de un doctor, de una vida dedicada a su profesión. Una persona tan decente, de corazón noble. En muchas ocasiones él hizo su labor sin cobrar", me comenta la doctora Chavarría.

Y me dice cómo en Juárez los médicos que no han huído de la ciudad están "dando a escondidas la consulta, en lugares sin letreros, sólo por citas, a puerta cerrada o en otros consultorios para que no los ubiquen".

De esta mujer de voz dulce surgen las exigencias para que no los maten. "Las autoridades no han hecho lo suficiente para que no sigan sucediendo hechos como éste. Aquí sólo la unidad del gremio sino de toda la sociedad -a nivel de exigencia- para que las autoridades atiendan la violencia que hay en esta ciudad".

No pagaron el rescate. Estaban negociando. Ayer sábado, hacia las 7 de la tarde, unos hombres armados abandonaron un cadáver en mitad de la calle Autlán en la colonia Felipe de los Angeles. El hombre asesinado tenía golpes por todo el cuerpo y su cabeza estaba envuelta en cinta adhesiva.

Según un comunicado de la Fiscalía General, el cadáver fue localizado sobre la vía pública boca abajo. Como huellas de violencia mostró heridas producidas por proyectiles de arma de fuego en extremidad cefálica y región dorsal.

Al parecer, los compañeros del Servicio Médico Forense encargados de realizar la necropsia lo identificaron en un primer momento. Y se comunicaron con la familia del doctor Betancourt.

*Al tomar esta foto en la Plaza de Armas de Ciudad Juárez, en el centro de Juárez -la zona donde desaparecen más mujeres desde hace 18 años- quise ver la normalidad: este año las autoridades han engalanado como nunca la plaza con luces para recibir a la Navidad.
La foto la tomé ayer sábado, en una jornada donde fueron asesinadas 16 personas: en la normalidad de matarte, secuestrarte o extorsionarte bajo el imperio de la impunidad (y ahora con luces navideñas).
La Policía Federal y el Ejército envíados por el gobierno federal rondan por las calles, como los cadáveres: 2 mil 916 personas asesinadas durante este año en Juárez, 7 mil 292 desde que comenzó la llamada guerra contra el narcotráfico del presidente de México Felipe Calderón en enero del 2008. Y la vida sigue, como si todo esto fuera normal. Hasta que te toca.

12 comentarios:

  1. Judith, cuando podremos decir "por fin hay justicia, no más muertes en Juárez”
    Me preguntaba en estos días de Cumbreiberoamerica, Presente el señor Calderón si tratarían el tema, que ilusa soy, porque entre las filtraciones de wiki.... y la huelga de controladores en España, no dio para más, como siempre, pierden tiempo valioso, tiempo que se podría emplear en buscar soluciones como UNASUR por ejemplo, solución a esta gran matanza en Juárez, porque está más que claro que esta situación escapa del control de un gobierno! Sin embargo llegan a lo de siempre, es decir nada.
    Mi cariño,
    Mi admiración,
    Mi respeto,
    en mi corazón siempre Juárez!
    Cuídate mucho !
    Eres una gran mujer y profesional.

    ResponderEliminar
  2. Realmente triste muy triste... mi querido y bello pais :(

    ResponderEliminar
  3. Esto ya rebasó los límites de lo soportable, pienso en mi familia, en mis amigos, en esta ciudad que tanto me ha dado y no entiendo cómo es que las cosas simplemente empeoran dia tras dia.

    ResponderEliminar
  4. Triste panorama, por demás está decir ...poco alentador, sabiendo que queda más tiempo en manos de un ser poco pensante que ha convertido a Juárez y México en su ineficaz proyecto contra el narcotráfico, volviendo normales la violencia y el miedo. Es esa normalidad la que me asusta, ojalá nuestros jóvenes pudieran ser más conscientes y estar más informados de lo que realmente está pasando en el país. Gracias como siempre, por compartirnos panoramas reales para no olvidar que sus luces navideñas apestan!

    ResponderEliminar
  5. Al doctor Betancourt le debemos que mi madre pueda caminar, era un gran medico y una gran persona. Hombres como ellos son los que hacen falta en el mundo. Descanse en Paz Dr. Betancourt. Es una tristeza ver como la sociedad se pudre. Una sociedad donde los delincuentes viven en total impunidad, mientras la gente honesta debe vivir con miedo.

    ResponderEliminar
  6. Siento mucho la perdida del Dr Betancurt y la forma como ocurrio que pena que gente buena termine en manos de secuestradores y asesinos sin piedad Dios lo tenga en su santa gloria. Igual para el Dr Alfonso Rocha Lopez, execelente Dr. era un pediatra admirable dedicado a sus pacientes y a su familia, uno de las mejores personas que he conocido en mi vida, esperamos pronta justicia en estos dos injustos casos como en todos los que se cometen.

    ResponderEliminar
  7. Comparto esta información porque es una bendición que salga este tipo de material a la luz publica!


    "La periodista mexicana Anabel Hernández acaba de publicar el libro Los señores del narco, en la editorial Grijalbo, en el que expone las complicidades de diversos funcionarios locales, estatales y federales con el crimen organizado.

    El libro es una investigación que le llevó a la periodista más de cinco años, y lo más importante es la documentación; es decir, cada frase, cada afirmación, está acompañada de documentos que la autora incluyó en el texto, para no dejar lugar a duda alguna.

    El tema central de las casi 600 páginas, es la convivencia y complicidad de las élites políticas del país con el crimen organizado, en especial con los grandes narcotraficantes. Pero no solo eso. Anabel nos habla del cómo, durante muchas décadas, el gobierno convivió con todos los cárteles, pero desde el sexenio de Vicente Fox, se inclinó por uno solo: el cártel de Sinaloa.

    Hernández lo pone en estos términos: “El gobierno era polígamo con las mafias y de pronto se volvió monógamo con la confederación de Sinaloa”

    ¿La guerra contra el narcotráfico declarada por el presidente Calderón, entonces qué es? Preguntó esta reportera.

    “Una farsa, una enorme campaña publicitaria. La guerra contra el narcotráfico no es pareja; sólo se ha combatido y encarcelado a la competencia del cartel de Sinaloa. El equipo de Felipe Calderón sabe exactamente cuáles son los funcionarios coludidos con el crimen organizado, sabe quién lava dinero, sabe qué empresarios, qué personas participan en este jugosísimo negocio y no hace nada. Sabe que en el aeropuerto de la Ciudad de México hay un hangar a donde llegan aviones cargados de cocaína, que las policías son el brazo armado del Chapo. Todo lo tengo documentado. No son invenciones de Anabel Hernández.”

    Del 3 al 5 de diciembre se llevó a cabo en Guadalajara, Jalisco, en el marco de la Feria Internacional del Libro, el VI Encuentro Internacional de Periodistas en Tiempos Violentos.
    Anabel Hernández era una de las ponentes el sábado 4 de diciembre. El enorme auditorio tenía lleno total y todos esperábamos con emoción la ponencia de Anabel, pues ella, habla claramente, da nombres con apellidos, nunca se anda por las ramas ni dobles sentidos o ambigüedades; por el contrario, cada frase suya es como un torpedo.

    Al poco de iniciar la conferencia, se nos anunció que por razones de seguridad Anabel no asistiría. Periodistas en tiempos violentos fue un nombre muy atinado para el encuentro"

    Un fuerte abrazo querida Judith!

    http://www.rnw.nl/espanol/article/anabel-hernandez-y-los-senores-del-narco

    ResponderEliminar
  8. Hola. La felicito por el Blog. Me encanta. Es mi preferido. Me gustaría -si tienes tiempo- me regales una opinión de mi blog http://caliciudadsitiada.blogspot.com/ y si quisieres me sigues. Un abrazo desde Cali, Colombia. Cuidate mucho.

    ResponderEliminar
  9. Estoy de acuerdo, todo el sistema esta corrompido, y lo mas triste es que por esta guerra tanta gente inocente pierde la vida como el Dr Alfonso Rocha y el Dr Betancut, dos medicos admirables, educados como poca gente, porque no se ponen a agarrar verdaderamente a los culpables y dejan de danar a la gente inocente, porejemplo cuando la gente pide justicia a las autoridades ellos se lavan las manos y casi los inocentes salen como culpables como en la entevista que le hicieron a pariente, sobre el penosisimo caso de secuestro del Dr, Rocha como ya no sabia ni que decir, quizo componer diciendo que la familia era la que tenia que hablar, y casi casi puso en entre dicho a la honorable persona que fue el Dr. Rocha, porque no mejor acepta que el sistema es el que esta totalmente corrompido y se pone a hacer su trabajo

    ResponderEliminar
  10. Como siempre una vez mas se hace injusticia y la sociedad soportando este tipo de actos sin hacer nada. Todos sabemos que las autoridades son corruptas, politicos etc. pero no hacemos nada y asi seguiremos.

    ResponderEliminar
  11. Madre mía y aquí en España quejándonos de que estamos mal...al menos...vivos.
    Muchas gracias por ser como eres Judith.
    Mil besos.

    ResponderEliminar
  12. cabos sueltos nos indican que el dr fue eliminado pir descubrir esvioos y cosas de caja chica, lor parte de la directiva , cualquiera del centro medico te puede informar, que miedo que horror, ladrones galenos que al ser descubiertos son capaces de atroz crimen,

    ResponderEliminar