viernes, 31 de mayo de 2013

Un hueso más de su hija Jessica Leticia Peña, ya enterrada: en el tercer aniversario de su desaparición


Mari, mamá de Jessica Leticia Peña, a la entrada de la bodega en la que vive con los recuerdos de su hija víctima de feminicidio.

Mensaje en mi celular, que dice: "Sabes Judit ya llegaron los resultados del ADN y salió otro pedaso de mi Jesi".

Me van a entregar otro cacho de mi hija. No sé, me quieren volver loca. Por qué no me entregaron todo (en febrero del pasado año), por qué me están haciendo esto. Van a abrir la tumba de nuevo, no quiero abrir la tumba, otra vez no lo soportaría. Quiero que lo incineren para tenerla de perdida conmigo... dicen que no es posible porque es homicidio. 

Es revivir todo, pensar que ella ni puede descansar. (Hoy se cumplen) tres años de desaparecida  y me van a entregar otro hueso, ¿cada año va a ser lo mismo? y precisamente en estas fechas, qué ¿no pueden hacer su trabajo? Tienen en el Semefo (Servicio Médico Forense) a nuestras hijas como si tuvieran comida para perros... y tanta gente que tienen (trabajando) y no pueden entregarlas. Esa gente no vale ni pura madre, porque no hacen su trabajo. 

Es un cacho de diez centímetros del brazo izquierdo. Lo partieron en la mitad, la mitad está en Estados Unidos, tenían que mandar las cosas a USA porque aquí..... Ellos dicen que lo encontraron donde puse la cruz (blanca) para Jesi, Perla, Adriana, Beatriz. El 5 de febrero mi hija cumplía años y quería ponerle una cruz donde supuestamente fue encontrada. Fui con otras mamás y en la brecha del Arroyo del Navajo encontramos unos restos, a un lado estaba como un dedo y un cacho de una mano y a un lado todo lo que es un esqueleto entero y la ropa. 

Mi familia quiere que me vaya, que regrese a Guadalajara pero no se va a quedar así, porque me mataron mi vida. Voy a seguir adelante, quiero a esos perros asesinos en la cárcel. Llegué a Juárez para trabajar en la maquila. Tenía 22 años. Tengo cinco hijos, bueno ya cuatro.

Es Mari García: mamá de Jessica Leticia Peña, desaparecida a los 15 años de edad, el 31 de mayo del 2010. Cuando iba a buscar trabajo en la calle Mina, en el centro de Juárez. Como muchas otras.

Y encontrada, convertida en esqueleto, en la zona del Arroyo del Navajo, del Valle de Juárez, a unos 35 kilómetros de la ciudad junto con los restos de catorce niñas y jovencitas.
Los 26 huesos de su Jesi se los entregaron en febrero del 2012: http://juarezenlasombra.blogspot.mx/2012/02/un-ataud-en-la-fiscalia-con-los-huesos.html. Ahora, al año y tres meses de enterrarlos, las autoridades tienen uno más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada