domingo, 20 de junio de 2010

Día del Padre en Juaritos, sin sus hijos: Mónica Alanis Esparza (desaparecida), Sergio Adrián,hermanos Piña Dávila y miles más.

































Esta mañana de domingo, Ricardo Alanis no tuvo sus mañanitas por el Día del Padre que se celebra hoy en México y en Estados Unidos, entre otros países. Lleva dos años sin tenerlas. Desde que su hija mayor -la primera en ir a la universidad- Mónica Janeth Alanis Esparza desapareció un 26 de marzo del 2009. A los 18 años de edad.

"Deberíamos de celebrar porque es un día más de vivir, pero sin estar ella, falta la mitad de mi vida", me dice Ricardo, nacido en Ciudad Lerdo (Durango) hace 43 años y juarense desde hace 25. "No hay palabras para describir la tristeza que siento".

A las 9 de la mañana, el papá de Mónica Janeth decidió, una vez más, convertir su tristeza en lucha. Llamó a un programa de televisión local de Juaritos donde pedían que el público realizara sus preguntas a los aspirantes a convertirse en diputados, en las elecciones del 4 de julio.

Y me repite la pregunta. Porque esta nunca fue elegida. Nadie la escuchó, ni la respondió:

- "?Cuál es el plan que van a realizar para encontrar a nuestras hijas? Porque estamos cansados de tantas demagogias".

Otros días del padre, a estas horas, la vida en la familia Alanis Esparza era otra. Había vida.

"Era bien lindo, me cantaban las mañanitas, me hacían regalos, me traían a comer a la cama mi comida especial -chicharrones en chile con sopa de arroz- y de postre, pastel de tres leches y nieve de nuez", explica el papá de Mónica Janeth Alanis.

Ahora, dice, su vida no está completa. Está a la mitad. Su otro hijo, Jaime, de 16 años le llena parte de su corazón.

"Estoy esperando que Dios haga un milagro y que en el Día del Padre sea el regreso de mi hija", afirma Ricardo Alanis. Con la voz quebrada. Al igual que su cuerpo: desde hace un mes está en la cama, incapacitado, sin poder ir a su chamba de operador en una fábrica maquiladora. Y hay que pagar los recibos del hospital, comer, seguir sobreviviendo: medio muerto, pregúntandote dónde está una hija, si habrá comido, si habrá dormido, quién la tendrá, y cuáles son las pinches investigaciones de las autoridades por las que las chavas siguen desapareciendo como desde hace 15 años. Con la misma indiferencia. E ineficacia. Y con más comisiones.

Al papá de Mónica Janeth Alanis Esparza lo podéis ver en la primera foto, junto a su esposa Olga, con uno de los carteles con los que salen todos los días, desde hace 1 año y 3 meses, buscando a su hija.

Voy por las calles de Juaritos. Y no me atrevo a decir !Feliz Día del Padre!. Como antes. Más de 5 mil 500 personas han sido asesinadas en esta ciudad desde que comenzó hace dos años y medio la llamada guerra contra el narcotráfico del presidente de México Felipe Calderón.

Voy por las calles porque hay muertos. A hacer mi chamba. Sino, no salgo. Hoy hay doce cadáveres y cuatro heridos de gravedad, por ahora: 298 asesinados en lo que llevamos del mes de junio, 1.317 en los primeros seis meses del año.

Y veo que por el Puente de Santa Fe -los que pueden, tienen visa láser, algo de dinero, y ánimo para hacerlo- se avientan a esperar una hora y media para cruzarlo hacia El Paso, Tejas, y disfrutar de un Día del Padre en los restaurantes juarenses que han huído a territorio estadounidense. Y hacerlo sin peligro a ser asesinado. Como en Juaritos.

Unas pintadas y una velas recuerdan a unos metros, en el Puente Negro, que Sergio Adrián Hernández Güereca, de 15 años, fue asesinado hace unos días, el 7 de junio, por un agente de la Patrulla Fronteriza estadounidense a orillas del Río Bravo, en Ciudad Juárez. El Río Grande, en Estados Unidos.

Y Jesús Librado Hernández llora. Es el padre de Sergio Adrián. Lo hace como el primer día que lo conocí. Cuando mataron a su hijo.

"Es algo triste, uno festeja este día con los hijos.. no puedo explicarle", afirma el papá del adolescente asesinado por la migra gringa.

Fue a la iglesia hace unas horas. Es cristiano.

"Le estuve pidiendo al Señor que me diera fuerzas, que me tuviera misericorida, yo quisiera tenerlo al lado mio", dice y llora. Más y más.

"Era un hijo bueno, obediente. Nunca me contestó. Los domingos jugábamos en el parque", dice este padre de 6 hijos, de su primer matrimonio, donde nació Sergio Adrián, y 2 más de su segunda relación.

Y ahora, le falta todo.

En la colonia Villas de Salvárcar, donde el pasado 30 de enero fueron asesinadas 15 personas durante una fiesta estudiantil, a Luis Piña le faltan José Luis y Marcos, de 19 y 16 años de edad. Se siente huérfano de sus dos únicos hijos. A las 6 de la tarde sigue durmiendo. Para olvidar. Antes de ir a trabajar como guardia de seguridad a una fábrica maquiladora. Y enfrentarse a la noche. Y los recuerdos. Los balazos. La sangre en sus chanclas. La muerte en vida.

*****En Ciudad Juárez cada vez son más los que lloran, en lugar de celebrar la vida. Lo hacen bajo la mirada omnipotente de las fuerzas federales enviadas por el presidente Calderón.

7 comentarios:

  1. ...Continuamos sin creer lo que está pasando ahí en Juaritos...
    Un abrazo a todos los papás que han perdido algún hjito/a y a todos los que han perdido a alguien, hermano, tio, sobrino...
    No pierdan la esperanza, mientras haya gente dispuesta a ayudar y a luchar por los inocentes, NO SE PUEDE PERDER LA ESPERANZA!

    Gracias Judith, no decaigas!...
    Un abrazoo

    -De modo que cabe sospechar que existe una Constitución no escrita cuyo primer artículo rezaría: la seguridad del poder se basa en la inseguridad de los ciudadanos.
    - De todos los ciudadanos: incluidos los que, al difundir la inseguridad, se creen seguros. Y ahí está la estupidez de que le hablaba.
    -Así que estamos atrapados en una farsa...

    LEONARDO SCIASCIA, El Caballero y la muerte.
    (Texto extraído del prólogo del libro escrito por SERGIO GONZÁLEZ RODRÍGUEZ; Huesos en el desierto, Anagrama, 3ª ed. 2005, Barcelona).

    ResponderEliminar
  2. sigue siendo muy duro lo que se está viviendo ahí. Sobrecogen las historias y da rabia que no haya cambios a mejor, pero tu blog es muy importante Judith, ánimo, estamos pendientes de tí..


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Tu crónica es sobrecogedora, los padres y las madres que viven la desaparición y/o asesinato de sus hijos es un drama que parece no tener fin. Sin embargo, me atrevo a señalar que dentro de ese drama todavía es superior el dolor que experimentan las familias de las desaparecidad, porque viven con la incertidumbre de no saber cuál es el paradero de sus hijas. Cierto son más de 15 años de que iniciaron las desapariciones de mujeres en Juárez y es una herida abierta que cada día se desangra más y más. No importan los colores que gobiernen en México, Chihuahua y Cd. Juárez, lo cierto es que desde hace 17 años nadie (autoridades y políticos) hace nada por investigar las desapariciones.
    Calderón se limita a decir que México llegó a este clima de inseguridad por culpa del PRI, no es momento de buscar culpables sino de resolver los problemas, peroante tales afirmaciones del pobre presidente de México, le preguntaría , ¿si en Juárez siguen desapareciendo mujere es por culpa del PAN? Sí porque en 1993 cuando salió a la luz el asunto de los feminicidios el gobernador de Chihuahua era Terrazas, panista, y el cual no hizo nada para investigar y detner a los responsables.
    Vemos que ´ningún gobernador, sin importar a que partido pertenezca, realmente se ha preocupado por esclarecer las desapariciones de mujeres, me pregunto ¿Que harían si las desaparecidas fueran mujeres de sus familias?

    Judith, estamos contigo.

    ResponderEliminar
  4. 5,500 muertes, señor presidente de México Felipe Calderón, en promedio 6 juarenses al día dejan esta hermosa vida. Esta es la ciudad más peligrosa del mundo, en un país que hoy por hoy cuenta con menos posibilidades de encontrar justicia (ver fallo de la SCJN en el caso guarderías ABC). Todo por jugar a la "guerra" ¡que se pacte con quien se tenga que pactar, que se legalice, pero que se detenga esa masacre! Y que los organismos internacionales observen, custionen y actúen contra la negligencia del presidente Calderón por la brutalidad que permite

    ResponderEliminar
  5. Tu trabajo es muy importante y bien documentado. Lastima que al exterior no se haga mucho caso a lo que esta passando en Ciudad Juarez. Me gusteria que hicieras un articulo sobre la relacion que hay entre narcorridos y narcos, para poderlo pubblicar traducido en mi blog.
    azul.c@tiscali.it

    ResponderEliminar
  6. Lo siento pero no te puedo leer... El fondo negro me hace distorsión y me provoca un baile de las letras. Una mala elección en cuanto a diseño me imposibilita seguir tus comentarios. Una pena.

    ResponderEliminar
  7. Felicitarte Judith por tu blog. Considero que muestra de una forma transparente y dura, la información que se ha estado ocultando sobre Ciudad Juarez.
    Es una situación dura y frustrante. Saber y tener el conocimiento de que esta situación existe, y ver que las cosas dificilmente cambian a pesar de que atenta a la vida y la dignidad de l@s mexican@s.
    Tenemos que luchar, y no solo l@s mexican@s, sino que hay que difundir la situación, dar a conocer lo que ocurre y denunciar, y parar esto. Las cosas son complicadas pero hay QUE LUCHAR! Y si algo saben hacer en México es eso.
    Creo que tu blog ayuda mucho y ojala, algún día pueda parar esa injusticia.
    Muchos besos y abrazos para Ciudad Juarez. Y muchos ánimos para tod@s!

    ResponderEliminar

Archivo del blog